“A mí no me hace falta ponerme el brazalete para ejercer de capitán” -

“A mí no me hace falta ponerme el brazalete para ejercer de capitán”

Hablar de Pedro Arza, o Peri, como le gusta que le llamen, es hablar de la personalidad convertida en futbolista. Cuando se coloca las botas y la zamarra blanquinegra se transforma en el líder que ya es fuera de los terrenos de juego, algo que el mismo confirma. “A mí no me hace falta ponerme el brazalete para ejercer de capitán”, afirma el centrocampista, pese a que, a día de hoy y prácticamente desde que comenzó esta aventura en forma de club, cuenta con la confianza de Jesús Viola para, junto a su veteranía, convertirse en uno de los capitanes del Central.

El “ADN fútbol” lo lleva en la sangre. Tanto es así que, dentro del verde, Peri se ha convertido en el timón de un equipo que baila a su ritmo. Lo cierto es que, si Peri está bien, el equipo lo nota en todas las facetas del juego, por lo que, semana tras semana, se antoja fundamental ver siempre su mejor versión. “Hay semanas que te encuentras mejor y otras peor, eso suele pasar, y no siempre juegas todo lo bien que querrías o todo lo bien que sabes que lo puedes hacer, pero estoy contento con mi temporada”, afirma Arza.

Incertidumbre en torno al futuro

La situación actual en el mundo del fútbol tanto profesional como no profesional, motivada por el Covid-19, ha llevado a la entidad blanquinegra a un periodo de incertidumbre dadas las circunstancias. Pese a que el Central marcha líder del Grupo 2 de la Segunda División andaluza, algo que ha hecho durante la mayor parte de la temporada, la decisión de la RFAF se hace de rogar y nadie sabe con claridad lo que puede llegar a pasar en un futuro a corto plazo, algo que se ha convertido en el principal tema dentro de la plantilla blanquinegra.

“Ser líderes da tranquilidad si finalmente la decisión de la RFAF es premiar el trabajo que se ha hecho durante todo el año, pero por otro lado estamos con la incertidumbre de lo que va a pasar. Hay muchas especulaciones y eso nos pone nerviosos, pero confiamos en que finalmente, si no se puede reanudar la liga, que lo dudo, los ascensos sean para los equipos que se lo han merecido, al igual que los descensos. Lo que se debe de premiar o perjudicar es el trabajo realizado semana tras semana”, destaca Peri.

Pero lo cierto es que la temporada del Club Atlético Central, hasta que se decretara el parón, estaba siendo para enmarcar. “El trabajo del equipo durante la temporada ha sido impecable. Algunas semanas hemos estado bajo mínimos, ya que al no cobrar, los jugadores, aunque esto sea nuestra pasión, también tenemos una vida aparte, y una vida social muy intensa (ríe), y hemos tenido semanas jodidas con respecto a que el míster pueda contar con la plantilla al completo pero, gracias al trabajo que se hizo en pretemporada, tenemos una plantilla muy buena y amplia y esas situaciones se solventaron con garantías. Lo que principalmente destaco de este grupo de buenas personas y buenos futbolistas es que, en un año y medio, además de compañeros, nos hemos hecho amigos fuera del campo, y eso luego se nota jugando juntos, aunque a veces la presión de querer ganarlo todo nos lleve a algún rifirrafe sin importancia. Una cervecita después y asunto resuelto (ríe)”.

Jugadores al margen de la situación

Aun así, los días pasan y los futbolistas blanquinegros intentan mantenerse al margen de todo y, a la vez, utilizan los medios que tienen a su disposición para no perder la forma durante este periodo de confinamiento. “Desde que esto empezó hemos hablado mucho del tema entre nosotros, jugadores y técnicos, y como te decía, lo que pensamos todos es que hay que premiar el trabajo realizado. Hay un esfuerzo muy grande detrás de este proyecto como para dar la liga por anulada y volver a empezarla, eso que hemos escuchado ha sido lo que peor hemos llevado, porque sería un fracaso para nosotros que eso sucediera y sería injusto”, destaca Peri ante la oportunidad que tiene el Central de conseguir un segundo ascenso consecutivo.

Pero, pese a todo, el equipo sigue mentalizado y mantiene la cabeza fría para, si es posible, terminar la temporada sobre el verde de la mejor forma. “Si se reanuda, lo que tenemos que hacer es prepararnos bien para terminar la temporada de la misma manera y en el mismo puesto en el que nos quedamos cuando esto paró, que es siendo los primeros y demostrando en el campo por qué estamos ahí y por qué hemos estado todo el año. Y si no se reanuda, pues ya dependería de la decisión de la RFAF, pero sea lo que sea tendríamos que preparar el año siguiente. Esperemos que sea prepararnos para jugar en Primera Andaluza, que es lo que nos merecemos”, destaca Peri.

Una pieza clave en la plantilla

Centrándonos en su faceta personal, Peri se ha convertido esta temporada en una pieza clave dentro de los esquemas de Jesús Viola. “Mi temporada, en general, no ha estado mal. El míster me ha dado mucha confianza y he podido ayudar mucho al equipo”. Junto a Prosper, Benavent, Ángel o Nimo, entre otros, Peri es uno de los capitanes del Central por su veteranía y liderazgo, algo que valora. “Ser uno de los capitanes es un orgullo, pero a mí no me hace falta ponerme el brazalete para ejercer de ello. Soy de los veteranos del equipo y eso en estas categorías se nota”.

La pregunta era inevitable. Pese al buen nivel sobre el terreno de juego, ¿es esta la última temporada de Peri sobre el verde?Tengo mis días, días que digo que me retiraré y días que digo que seguiré. Todo depende de cómo me encuentre físicamente ya que, si finalmente ascendemos, jugar en Primera Andaluza, aunque solo sea una categoría de diferencia, supone enfrentarte a equipos que están mucho más preparados y a jugadores que están mucho mejor físicamente, y yo tengo ya una edad (ríe). Creo que si el míster habla conmigo y me lo pide, me prepararía para ello y para competir junto a mis compañeros en una categoría superior si se da el caso”.

Por último, Peri no ha querido dejar escapar la ocasión para hablar del proyecto del Club Atlético Central, una entidad que sigue dando pasos importantes en su crecimiento. “Lo bueno de esto es que nuestro presi, Jaime Soto, es un soñador y no tiene techo. Él tenía un sueño y lo ha hecho realidad, ha sido capaz de juntar a sus amigos y a los de Jesús Viola, nuestro entrenador, para crear un equipo de fútbol, futbolistas que jamás habían jugado juntos. Los hizo compañeros y amigos y a día de hoy estamos casi a punto de conseguir el segundo ascenso consecutivo. Eso es muy muy difícil, así que no me cabe la menor duda que, tanto Jaime, Alberto, Kisco, Pepelu y todos los que están por detrás trabajando día a día para que esta bendita locura se haga realidad, llevaran y llevaremos al Central a categorías superiores, pero paso a paso y partido a partido”, concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *